Processed Beats, 8º aniversario Kasabian (2004)

Processed Beats, 8º aniversario Kasabian (2004)

La siguiente parada en nuestra celebración del octavo aniversario de Kasabian (2004) es Processed Beats. Fue el primer single oficial con el disco ya en las tiendas, así como la canción escogida para promocionar a la banda casi un año antes de que Kasabian (2004) saliera a la venta. Este tema, que alcanzó el puesto 17 en las listas de Reino Unido, remonta su historia a 2001 y su espíritu personifica el nacimiento de The Movement: ‘I cut waves like some unborn sage, just like terrorists on a day of rest, singing: I ran from the tide won’t let you hide, won’t let you hide‘.

‘Rolling Stones, Led Zeppelin, The Pistols… joder nombrarlos a todos. Los Gallagher, The Smiths, los jodidos Joy Division. Todos estamos en la misma honda tío, en la jodida vena azul, colega, y permaneceremos en ella, hasta el día en que me muera’.

Tom Meighan (video promo ‘Join The Movement’, Processed Beats)

Bristol, Bink Bonk Studios, año 2001. Saracuse había quedado con el productor Mat Sampson para la grabación de varios de los temas que comenzaban a tomar forma. Uno de ellos se llamaba Processed Beats y estaba claramente influenciado por la época más oscura de The Stone Roses y su Second Coming. La banda seguía sin batería pero, en Bristol, trabajaron con un músico local, recomendado por Sampson, que se había ganado cierta reputación tocando en locales de jazz. Su nombre era Ian Matthews. Diez años mayor que ellos, Matthews grabó varios temas en Bing Bonk Studios, dos de los cuales pasarían a formar parte del primer álbum: Processed Beats y Butcher Blues. Cuatro años después, Ian Matthews se convertiría en un integrante más de Kasabian.

El 10 de noviembre de 2003, los de Leicester, ya bajo el nombre de Kasabian, sacaron una tirada limitada a 1.000 copias de un disco promo en dos formatos: CD y vinilo de 10″. En la portada, lucía por primera vez de forma oficial, un hombre tapado con un pasamontañas, en negro y con el fondo blanco. Hubo una tirada mal impresa en la que las letras de Kasabian estaba sobre el logo y no debajo que fueron rápidamente retiradas, aunque habrá algún coleccionista que aún tenga la suerte de esconder una en casa. Esta pieza promocional -conocida internamente como Paradise 01– contenía únicamente el tema de Processed Beats, sin embargo, en el dorso se podía leer un nombre adicional que se confundía con una b-side: Tutti a la Mossa. En realidad, era un llamamiento para que la gente se uniera a The Movement. La idea surgió de los primeros seguidores y fue tomada rápidamente por Kasabian: el objetivo era hacer partícipe a la gente de un movimiento revolucionario en la música británica, y de la música en general. Kasabian como concepto llevado a las calles.

The Movement y Processed Beats han ido de la mano siempre, no sólo en aquel primer disco promo, sino en el propio single, que fue relanzado el 11 de octubre de 2004 en varios formatos: Mini CD, Maxi CD, CD Promo y Vinilo. La b-side asociada a este primer single oficial de Kasabian (2004) fue The Nightworkers, así como un remix de Processed Beats de Africa Bambaataa y, en el caso del Maxi CD (Paradise 20), una versión en directo de L.S.F (Lost Soul Forever) en Cabinet War Rooms. Asimismo, el Paradise 20 contenía dos vídeos: el videoclip oficial y un vídeo promo en el que la banda hacía un llamamiento a que la gente se uniera a The Movement. Como podemos ver en el vídeo el mensaje es claro, ‘Kasabian te necesita‘.

Al igual que en Club Foot, Processed Beats tiene una línea de bajo muy marcada, aunque en esta ocasión toma protagonismo la guitarra acústica. No obstante, la vertiente electrónica es más psicodélica y menos beat. Lo más característico de la canción es esa batería break beat y, de nuevo, los vocals estilo hip-hop. El sonido Kasabian de la primera época es Processed Beats y Club Foot completamente, aunque luego el disco es bastante heterogéneo, ambos primeros temas van cortados por el mismo patrón. ‘El primer tema del disco es Processed Beats. Es como si te golpeara con un directo sonido de batería, con ese ritmo boogie. Big Beats empezó ahí en realidad‘, así lo definió Tom Meighan cuando fue lanzado como primer single.

Asimismo, la letra sigue la línea de Club Foot con un trasfondo revolucionario. Aunque mucho más inconexa, ideas anticapitalistas o de crítica social, sabios nonatos tratados como terroristas‘, y una vía de escape en la música, escaparé de mis ataduras, no dejaré que te escondas,‘ se adivinan tras los versos crípticos de un casi adolescente Sergio Pizzorno. Ideas que casaban a la perfección con la idea The Movement y de hacer realidad ese sueño que va más allá de la fama o el dinero. Si bien funciona muy bien como una estrategia de márketing, los seguidores de Kasabian, aún hoy, sienten que son partícipes de la banda y, ese sentimiento, con ya tres números uno y una fama mundial, se sigue manteniendo por su parte.

El lanzamiento de Processed Beats vino acompañado de un videoclip, el tercero de la banda, aunque en realidad el segundo en el que se realizaba un rodaje con Kasabian. Dirigido por Simon Smith, dos son los escenarios principales del vídeo: una  gran nave abandonada, con ratas y cucarachas como invitadas especiales, y un bosque. El rodaje duró dos días en total, uno para cada localización. A diferencia de Club Foot, el vídeo de Processed Beats es un ‘performance vídeo’, o lo que es lo mismo: no hay trama ninguna, es el típico vídeo al uso con el grupo tocando y de corte efectista. Aunque la idea de ‘outsiders’ se mantiene: cuatro chavales que viven en una especie de fábrica insalubre y abandonada. ‘Aquí es donde se supone que vivimos, mira esto, acero y basura’, explica Meighan en el making of. El segundo día fue particularmente duro: el rodaje duró en el bosque seis horas, de seis de la mañana a seis de la tarde. ‘Grabamos en un bosque, en medio de la nada, creo que allí fue donde grabaron Gladiator. Básicamente eramos nosotros, de ácido, en el bosque‘, comenta Pizzorno. ‘Recreamos esa atmósfera con Tom perdiendo la cabeza en mitad de la noche’. En el making of podemos ver los dos días, en el segundo, el del bosque, Sergio explica dónde compró su querida Rickenbacker 451, para la que tuvo que ahorrar seis meses, y crompobamos las habilidades de Karloff como batería.

Processed Beats es uno de los temas que más ha tocado Kasabian en directo. Presente en numerosos set acústicos, escogida para promos en programas de televisión -como este vídeo de Sky One TV de 2004- y perenne en los set list, los chicos parercían haber puesto punto y final en 2011 a esta canción como parte de su repertorio en directo. ‘No vamos a estar tocando Processed Beats toda la vida’, comentaba el año pasado Meighan al hablar sobre la gira de Velociraptor! en Reino Unido. Sin embargo, este verano Processed Beats volvió de nuevo en directos como el de T in The Park, Mallorca e Ibiza Rocks y Paredes de Coura. Esperemos que esta reconciliación no sea pasajera y que podamos seguir disfrutando de este dancefloor muchos años.

Esta entrada fue publicada en Reportajes y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Processed Beats, 8º aniversario Kasabian (2004)

  1. Sigan poniendo estos datos, son geniales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *