L.S.F., Kasabian (2004) 8º aniversario

Lost Souls Forever (LSF)

L.S.F. (acrónimo de Lost Souls Forever) es el sexto tema del primer álbum de Kasabian, posterior en el tracklist a la instrumental de corta duración a modo de interludio Orange. Cuarto tema huérfano de disco lanzado por la banda, y ultimo single de presentación previo a la salida del disco, L.S.F. se ha ganado en estos ocho años la categoría de uno de los más grandes himnos musicales no solo del grupo, sino de su década. ‘Step on it, electronic, the troops are on fire. I’m much deeper, a sleeper, messiah for the animals’.

Fue el 9 de Agosto del 2004 cuando conocimos por primera vez a L.S.F., alcanzando la posición 10 en las listas musicales, siendo así la primera canción en entrar en algún Top 10 y la más exitosa del grupo en cuanto a números hasta ese momento. Fue lanzada primero en versión promo CD (PARADISE10) y vinilo 12″ promo (PARADISE11), y después en formato mini CD (PARADISE13), vinilo de 10″ (PARADISE15) y en maxi CD (PARADISE14) que incluía las B-Sides Dr. Zapp y Lab Twat, puramente electrónicas y con el claro sello de Chris Karloff.
Así mismo, fue incluida por la revista NME en la lista 50 Greatest Indie Anthems Ever (50 mayores himnos Indie de la historia), ocupando la plaza 37.

Como suele ser costumbre con muchas de las canciones de este álbum, fue un recurso de amplia utilización en otros medios audiovisuales. Aparece en la banda sonora del videojuego deportivo FIFA 2004 y en el videojuego de karaoke Singstar Amped, forma parte del triple CD recopilatorio Hits 60 (2004), la melodía de la canción es la base de la Barak Obama Song mezclada por el DJ Chris Moyles, y una versión en vivo aparece en el CD Live Lounge 3.

Paradise11

Aunque el nombre de L.S.F. vino dado, en parte, por el tema Lost Souls (como se llamó originariamente I.D.), en realidad fue bautizada así por un error de impresión en una demo. Esta canción tenía inicialmente el título de G.S.F. (Good Souls Forever), la G fue cambiada por una L en una de las impresiones que hizo el estudio de grabación. A los chicos les hizo gracia el símil con las siglas LSD, por lo que decidieron cambiarle el nombre por Lost Souls Forever (L.S.F.).

Destaca musicalmente por sus aires de himno masivo de estadios. Una melodía pegadiza y poderosa compuesta esencialmente por las vocales de Meighan (Que vuelven a enfocarse en su tesitura más hip-hop) y los coros de Pizzorno, con una instrumentación minimalista y efectiva en la que destaca una sencilla línea de bajo que guía el tema y unos esporádicos arreglos electrónicos.

L.S.F., para mí, es un tema Motown. Con una gran orquestación y coros. Hay algo que se echa de menos hoy en día en la música: que la música conecte con la gente. A las bandas les asusta hacerlo porque piensan que no es cool o se esconden detrás del hecho de que simplemente no pueden hacerlo, así que se dedican a hacer música que realmente nadie entiende. O hacen algo genérico que ha sido hecho antes millones de veces‘.

(Sergio Pizzorno entrevistado por Hannah Hamilton en Play Music).

Canción con una personalidad única dentro de la discografía de Kasabian, extremadamente coreable y con una letra que habla sobre el proceso creativo para componer una buena canción para unos, sobre las drogas y sus efectos para otros. Lo que está claro es que se utiliza las drogas como algo metafórico, cosa que se deja  entrever en ‘I’m trading just a little more’ (estoy traficando un poco más), ‘waiting for the final trip’ (esperando al viaje final) o más claramente en ‘these drugs are just an hour away’ (estas drogas están a una hora). Esta última frase se especula que puede referirse a Corby, una ciudad que está a una hora de Leicester y es famosa por su tráfico de drogas. Según Tom Meighan, el título de la canción sin embargo hace referencia a las personas que ya no están con nosotros, las almas que hemos perdido por el camino.

El grupo es conocedor del poder de esta canción y de que este se ve multiplicado encima del escenario. Es por ello por lo que ha estado siempre presente en sus setlists y ha tenido un protagonismo especial en cada una de las actuaciones, siendo la elegida para dar cierre a sus shows, o como antecedente del encore a partir del 2011 (Siendo Fire la única capaz de sustituirla como punto final).

Utilizada como ‘icono’ de la unión entre banda y público, ha visto su final alargado durante las actuaciones en vivo para que la gente siga coreando la ya legendaria melodía. Todo el que haya visto un directo de estos chicos sabrá que esta canción es uno de los momentos más especiales y álgidos de sus directos.

Que L.S.F. es una de las predilectas de Kasabian, y del público, también ha propiciado que sea uno de los temas que más veces se ha interpretado en versión acústica. Ya sea en directos privados o acústicos para televisión, radio y otros eventos, L.S.F. no ha faltado en ninguna de las eras, mezclada siempre con las novedades de cada disco. Uno de los últimos ejemplos lo encontramos en este vídeo, por ahora inédito, de las sesiones privadas para WBRU Radio en Providence durante la gira de EE.UU. y donde también se interpretó Man Of Simple Pleasures y Let’s Rolls Just Like We Used To.

Este single tiene dos versiones distintas de videoclipuna para EE.UU. y otra para UK. La primera, dirigida por AV Club, se caracteriza por una decoración ‘espacial’, de estrellas y nebulosas, en la que aparece una proyección de la banda tocando intercalada con muchas otras (distinta simbología, pirámides, lobos, águilas, montañas…), siendo el único vídeo en el que aparecen Chris Karloff e Ian a la vez.

LSF official video

Por su parte, la versión británica más trabajada, está dirigida por el omnipresente W.I.Z., en el que se representa a la banda dando un concierto en una prisión de mujeres. En el centro penitenciario, la banda se ve involucrada en una fuga masiva cuando Tom lanza su armónica al público y una de las reas la coge al vuelo. Así, se van pasando el instrumento una a otra hasta que llegan a las puertas y se descubre que dentro de la armónica está la llave que las lleva a su libertad. Todavía queda más clara la implicación de la banda cuando vemos a una prisionera con el hombre encapuchado tatuado en su brazo y la misma imagen en la puerta de la habitación donde esposan a la guarda de la prisión. En el making of del vídeo, podemos ver entrevistadas a las diferentes actrices que dieron vida a estas presas y lo bien que se lo pasaron con los chicos de Kasabian.

Esta entrada fue publicada en Reportajes y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *