I.D. Kasabian (2004) 8º aniversario

I.D. 8º Aniversario

I.D., el cuarto tema de Kasabian (2004), no llegó a ser single. A pesar de ello, es una canción que ha estado muy presente en los directos de la banda desde la primera gira. Con una letra oscura y deprimente, es una de las canciones más electrónicas del primer disco y una de la más intimistas en lo que a creación de atmósferas se refiere. Feeling I have lost control, to a higher force and music is my my whore.

Tras un fundido a negro, una atmósfera verde invade escenario y público, mientras una introducción a golpe de sintetizador comienza a sonar. Vemos a Sergio Pizzorno toquetear sobre los syntes de Ben Kealey, para después dirigirse parsimoniosamente a su guitarra, la coge y un punteo psicodélico comienza: I.D. ha empezado. Así es como suena ahora en directo, pero la que es la cuarta canción de Kasabian (2004) y uno de los primers temas compuestos por la banda, ha evolucionado mucho desde su llegada al mundo. Este tema, que en la época de Saracuse se conocía como Lost Souls -e inspiró posteriormente el nacimiento de Lost Souls Forever (L.S.F), en su versión de estudio ha sido lanzado únicamente en el primer disco. No obstante, su versión en directo forma parte de dos discos oficiales: Live At Brixton Academy (2005)Live At O2 Arena (2011). Asimismo, está incluida en dos DVDs, Live At O2 (Dublín), incluido en la edición Deluxe de Velocirpator!, y Live At O2 Arena, grabado en Londres el 15 de diciembre de 2011. No cuenta con un ningún remix asociado como b-side a alguno de los singles, aunque sí cuenta con una versión acústica, que fue interpretada por la banda en noviembre 2008 durante las Little Noise Sessions.

Compuesta por Sergio Pizzorno y Chris Karloff, I.D. es, por tanto, una canción de directo: ha formado parte del set list de Kasabian en todos los discos, con especial importancia en el primero: era el tema que abría los conciertos de la gira de Kasabian (2004), tras Pinch Roller funcionando como intro, aunque sin intro propia. Durante la era Empire, se utilizó esporádicamente, pero en menor medida y fue retomada durante la gira de las arenas en UK con la presentación de West Ryder Pauper Lunatic Asylum con una intro ad hoc para ella. Actualmente, y con una nueva intro, es fija en el set list, tanto durante la gira de las arenas en Reino Unido, como en la europea, norteaméricana y la de festivales de este verano, ya con la nueva intro incluida, que se estrenó durante la gira en Inglaterra.

Nacida durante la época de Saracuse, Lost Souls, hoy I.D., se aleja en la letra de la temática revolucionaria de los tres primeros temas del disco para ofrecer un tono más íntimo, con la droga como principal protagonista. La letra describe el vacío que siente una persona tras ingerir LSD, cuando comienza a experimentar el ‘bajón’ en el que se empieza a tomar conciencia de la realidad ‘no hay nadie más aquí, no puedo encontrarle el sentido a nada, nadie más se coloca, no puedo dormir porque no tengo nada, siento que he perdido el control’. Vacío, la dificultad de encotrarse a uno mismo -de ahí su nombre, I.D., que se traduce como DNI (documento de identidad)-, y la imposibilidad de conciliar el sueño son las principales sensaciones que se sufren en este estado y que describe perfectamente la canción. La frase más famosa del tema ‘music is my whore’ (la música es mi puta), puede hacer referencia a una vía de escape de ese estado agobiante o, simplemente, a una sensación más durante esas horas que tarda el ácido lisérgico en abandonar el cuerpo humano. 

I.D. live

I.D. es una de las canciones más electrónicas incluida en un álbum de estudio de Kasabian. Aunque, fieles a su estilo, hay mucha mezcolanza de géneros: el ambient y el electro son los más marcados, pero siempre aderezados por esa característica batería de ritmo brak beat. Se podría decir que el estilo predominante es el dark ambient con una atmósfera angustiosa, casi asfixiante, -que combina perfectamente con la letra-, con loops repetitivos y ‘crudos’, sobre todo en el inicio. Aunque la marca de la casa la aporta la piscodelia, tan ligada a Kasabian en la primera época. El estilo hip-hop característico en los vocals en los tres primeros temas, también desaparece en I.D., donde Meighan hace un excelente trabajo y, en cierta manera, su voz adquiere la personalidad que le identifica como cantante.

A pesar de que han pasado ya ocho años, I.D. es un tema que no ha perdido ni un ápice de actualidad: prueba de ello es que la única canción del primer disco que, sin ser single, se ha mantenido en los set list de los directos durante los cuatro discos. Una obra maestra que, esperemos, siga estando siempre: escucharla en el concierto es una experiencia única.

Esta entrada fue publicada en Reportajes y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a I.D. Kasabian (2004) 8º aniversario

  1. juan dijo:

    Nice work !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *