Tom Meighan

El 11 de enero de 1981 nacía en Leicester Thomas Peter Meighan. Descendiente de irlandeses, su familia, residente en la pequeña población de Blaby, era ante todo humilde: el padre de Tom era limpiador de ventanas a tiempo parcial y su madre enfermera. A los pocos años de nacer, sus padres tuvieron otro hijo, John James, que durante los primeros años de Saracuse, colaboró tocando la guitarra. Ya en su adolescencia, el mayor de los Meighan, acudió al Countesthorpe Leicester Community College donde no había un solo alumno que no le conociera: su hiperactividad inherente explotaba por donde podía, lo que le convirtió en un asiduo del despacho del director. Ya desde pequeño, Meighan se sintió atraído por la música no sólo era miembro del coro de la Iglesia, sino que aprovechaba cualquier ocasión para cantar como por ejemplo, mientras jugaba al fútbol o en medio de un examen.

Tom Meighan

Desde luego si algo sabía hacer Tom era no pasar desapercibido. Así, un día, Chris Edwards se acercó a él en un pub y le invitó a ser el cantante de una banda que había creado junto a su amigo Sergio Pizzorno. Ambos se habían fijado en él porque siempre llamaba la atención cantando por los pasillos del instituto canciones de Oasis y de Cypress Hill. Meighan iba bastante borracho en aquel momento y siempre quedará la duda de que realmente se acordara de todo aquello. Tom se convirtió así en el frontman del proyecto Saracuse, que años más tarde se convertiría en Kasabian.

A partir de ese momento, Tom y Sergio comenzaron una relación digna de mención. Se convirtieron en amigos del alma, casi en hermanos, mostrando Sergio una actitud paternal hacia Tom mientras que Tom siempre busca la aprobación de su amigo. Esta relación que nació en los primeros años de adolescencia no se ha roto nunca, lo que hizo que, años después, Meighan se convirtiera en el padrino de Ennio, el hijo de Pizzorno.

Excéntrico, infantil y con una energía que no parece  agotarse nunca, Tom asegura que su religión es su banda, su familia y E.T. La película de Steven Spielberg siempre ha sido muy importante en su vida: cuando era pequeño, solía esperar en el jardín de su casa con una planta a su lado durante horas a que llegase E.T, lo que según él, hizo que tuviese una infancia increíble. Tal es su pasión por la cinta, que en su apartamento en Blaby tiene la bici de Elliot, el niño protagonista del filme. Y no se trata de una réplica, sino de la misma bici que se utilizó en la película y por la que pagó 200.000 libras en una subasta. Lo de Tom es verdadera obsesión: también tiene una reproducción de E.T a tamaño natural, suele citar la película en las entrevistas y sigue llorando cada vez que la ve. Hasta sugirió que quería que la canción principal del filme sonara en su funeral.

Considerado por Q Magazine como el décimonoveno mejor frontman de todos los tiempos, Tom Meighan es ahora toda una estrella del rock, él mismo lo afirma sonriendo con un tono bravucón que no se molesta en disimular. Pero no siempre fue así, los primeros años fueron duros. Cuando finalizó el instituto él, Pizzorno y Chris tenían claro que querían dedicarse a la música. Así, en vez de ir a la universidad, comenzó a trabajar en una fábrica de acero. Había conseguido ese trabajo por un amigo de su padre, por lo que Tom disfrutaba de una privilegiada flexibilidad con los turnos para poder centrarse en lo que el consideraba su verdadera carrera profesional. Al igual que Pizzorno, para Tom es importante tener conexión con el mundo real, por ello es el único miembro de Kasabian que sigue viviendo en Blaby, junto a sus padres y, al igual que el resto, mantiene a sus amigos de la infancia.El escenario, la fama… disfrutar de ello está bien, pero siempre es importante volver y saber quién eres, colega‘, ha comentado en más de una ocasión. No obstante, al igual que Pizzorno y el resto de miembros de Kasabian, Meighan vive su sueño. Un sueño que se materializó, en parte, cuando se hizo amigo de los ídolos de su adolescencia: los irreconciliables hermanos Gallagher. Su carácter y esa idea de mantenerse fiel a sí mismo le han llevado a protagonizar varias polémicas que han saltado a la prensa musical. Y es que a Tom, la fama no le ha cambiado y sigue siendo aquel chico que decía siempre lo que pensaba. Tanto es así, que una de sus recurrentes pesadillas es que nada de todo esto ha pasado, que sigue trabajando en la fábrica de acero y cuando les comenta a sus compañeros lo de su grupo estos se ríen de él.

Durante los primeros años, en Saracuse, Tom Meighan aportaba a la composición de los temas, aunque la parcela creativa siempre fue cosa de Sergio y de Chris Karloff. Una tarea que quedó finalmente en manos de los dos y, después de Empire, en las de Pizzorno. Tom se ha centrado en desarrollarse como frontman y de ir fraguándose una personalidad propia. Poco queda de aquel chaval que se subió al escenario de The Charlotte y cuya pose era calcada a la de Liam Gallagher. Tom derrocha una energía desbordante en el escenario y, además, de cantar, también aporta musicalmente tocando algunos instrumentos de percusión y la pandereta. Viendo a Tom Meighan uno llega a preguntarse a qué se hubiera dedicado de no estar en una banda de rock. El propio Noel Fielding lo ha definido así divertido en alguna ocasión.

ET, el grupo y la familia, la religión de Tom Meighan

Además de Kasabian, y al igual que Pizzorno, Meighan ha participado en otros proyectos musicales. La colaboración más reseñable ha sido con The Lysergic Suite, una banda de Leicester cuyo local de ensayo estaba en el mismo edificio que el de Kasabian. Tom, tras escuchar ‘Ghost On Crusade‘, supo que tenía que cantar esa canción, por lo que se acercó a los chicos de esta banda y se lo propuso. Gren Spencer, líder de Lysergic Suite, se quedó impresionado con el talento de Meighan: ‘Sólo escuchó la canción un par de veces y a la tercera la grabamos‘. Esta colaboración, que fue incluida en el EP de nombre homónimo, no ha sido la única, además Tom ha colaborado con Superevolver en el tema ‘Viva La Revolution‘ o haciendo los coros  para Jersey Budd en ‘She Came Back‘.

Hay vida más allá de Kasabian y no sólo por estas pormenorizadas escapadas musicales. El rumor de que Tom Meighan está pensando en grabar un disco en solitario ha cobrado forma después de algunas publicaciones en QMagazine o NME. ‘Tengo varias canciones ya compuestas. Mis temas son pequeñas piezas adorables y exquisitas de música pop-candySi alguna vez escribo algo que esté a la altura de lo que Serge compone, entonces quizá algún día se convierta en un disco en solitario’. En su proyecto en solitario, que desarrollaría en los momentos de ‘parón’ de Kasabian, Meighan ha confirmado que contaría con la colaboración de John James, su hermano, al que alaba y considera ‘un guitarrista increíble y jodidamente bueno‘. Que el proyecto salga adelante o que se quede en una mera intención depende sólo de Meighan.

Fuera del panorama musical, en 2010 Meighan fue embajador de la campaña publicitaria de Umbro, marca que firma la equipación de la Selección de Inglaterra. Sus dotes como actor en videoclips como Empire o Fire no pasaron desapercibidos para Sofia Coppola, que le llamó ofreciéndole un papel en Maria Antonieta, concretamente de  Conde Axel von Fersen, el amante de la reina. Si bien Tom declinó la oferta por sus compromisos con Kasabian -estaba en plena gira del West Ryder Pauper Lunatic Asylum-, recientemente ha participado en el piloto de la serie británica Walk Like A Panther, en el que interpreta a Terry Graham, un chico de seguridad.

Cuando no se ve absorbido por las giras y los compromisos con la banda, Tom disfruta de su hogar. Le encanta pasar las tardes junto a su novia viendo películas y series o con sus amigos tomando unas cervezas. He’s a man of simple plesaures, la canción de Velociraptor! parece hecha a su medida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *